Ejercicios De Estimulación Para El Bebé De 7 a 12 Meses

Los ejercicios de estimulación representan una secuencia de actividades científicamente organizadas que permite a los padres conocer cómo estimular el desarrollo de sus hijos. Desarrollar las actividades de estimulación es fácil para los padres, ya que sólo es preciso contar con algunos recursos existentes en el hogar.

Los ejercicios de estimulación consisten en ofrecer al niño actividades que faciliten el desarrollo de sus potenciales biológicos, sus capacidades y sus habilidades. La esencia de los ejercicios de estimulación para los bebés de 7 a 12 meses es brindar un ambiente variado, armónico y rico en estímulos de todo tipo.

Ejercicios de estimulación para bebés mayores de 6 meses

Los ejercicios de estimulación propuestos ayudan al niño a conocer el medio que le rodea y a desarrollar sus habilidades motoras, sensoriales y cognoscitivas. La realización de estos ejecicios de estimulación también ayuda a incrementar el vocabulario del lenguaje del bebé, a socializarse y a ganar en autonomía e independencia. Las actividades de estimulación siempre deben desarrollarse en un ambiente tranquilo, higiénico, ventilado y bien iluminado.

Los materiales que se emplean son los juguetes y objetos de uso diario del bebé, que deben tener colores brillantes y ser atractivos para el bebé, lavables, resistentes, de fácil manejo y que no resulten peligrosos al manipularlos.

Ejercicios de estimulación para el bebé de 7 a 12 meses

Ejercicios de estimulación para bebés de 7 meses:
– 
Juega con el bebé a la carretilla sujetándole del cuerpo y dejando que camine con las manos
– Juega con marionetas para captar su atención y que siga el muñeco
– Coloca al bebé boca arriba y pon debajo una sabanita para que puedas girarle y aprenda a darse la vuelta
– Juega con él en tus rodillas al caballito
– Tápate con una sabanita para que sea el bebé quien la quite para verte (cu-cu…. Tras!!)

Ejercicios de estimulación para bebés de 8 meses:
Juega con diferentes juguetes que emitan música o instrumentos musicales
– Esconde debajo de un trapito su juguete favorito para que lo descubra quitando el solo el paño
– Ayúdale con el gateo colocándole en cuatro puntos (a gatas) y debajo de su cuerpo una toalla para darle más soporte a la hora de iniciarse en el gateo
– Crea tus juguetes atando a una cuerda sonajeros o mordedores
Decir no cuando no quieras que haga algo y mover la cabeza le ayudará a entender el significado del NO
– Fomenta que se desplace (pregateo) poniéndole juguetes a su alrededor para que se mueva hasta llegar a ellos.
– Le encantarán las pompas de jabón y podéis jugar a hacer pompas y explotarlas con una mano, con un pie..

Ejercicios de estimulación para bebés de 9 meses:
– Juega con papeles finos como el de seda y rasgarlos juntos, cuando terminéis podeis guardarlos en una caja entre los dos, cantando la canción (a guardar, a guardar, cada cosa en su lugar; sin romper, sin tiras, que mañana hay que jugar)
– Un xilófono de madera les encantará para que con ayuda de la batuta emita diferentes sonidos

Ejercicios de estimulación para bebés de 10 meses:
– 
Juega con tu bebé con diferentes texturas como la harina, Ejercicios de estimulación para el bebé de 7 a 12 meses

el agua, la espuma de afeitar… déjale en pañales que explore
– Con cajas o un colador de cocina tapa un juguete para que lo descubra
– Déjale que gatee explorando sus alrededores

Ejercicios de estimulación para bebés de 11 meses:
– 
El arenero le encantará para esconder animalitos y luego encontrarlos
– Ponle obstáculos como almohadones o toallas para que tenga que gatear por encima
– Canta canciones con él relacionadas con los transportes, los animales, las partes del cuerpo;  emitiendo sonidos

Ejercicios de estimulación para bebés de 12 meses:
– Mete pelotas en una botella enséñale a sacarlas y a meterlas, cada vez puedes complicárselo más. Empezaremos por cajas y se lo complicaremos buscando botellas o cajas de cuello más estrecho
– Disfrutará viendo cuentos contigo y emitiendo sonidos de los animales o los transportes
– Le encantará disfrutar de un rato de juego con algún niño de su edad.

Que Hago? Cuando Mi hijo No Quiere Comer..!

Los bebés comen en relación a su tamaño, mucho más que los adultos. Por este motivo, en el proceso de hacerse adultos, tarde o temprano, empiezan a comer menos.

El motivo de este cambio alrededor del primer año de vida es la disminución de la velocidad de crecimiento. Algunos niños dejan de comer a los nueve meses y otros esperan hasta el año y medio o los dos años. Durante el primer año, los bebés engordan y crecen más rápidamente que en ninguna otra época de su vida extrauterina.

Qué hacer cuando el niño no quiere comer

Durante el segundo año, en cambio, el crecimiento es mucho más lento: unos 9 cm de alto y un par de kilos. Según los cálculos de los expertos, los niños de año y medio comen un poquito más que los de nueve meses y los padres, que no están informados de este hecho, piensan que si con un año su bebé come tanto, con dos comerá el doble. El resultado es un conflicto es inevitable y violento entre los padres y el niño.

Hasta cuándo siguen los niños sin comer

Muchos niños empiezan a comer más hacia los cinco o siete años, cuando aumenta su tamaño corporal. Sin embargo, la cantidad de alimento que cada persona necesita es muy variable, y algunos niños comen mucho más o mucho menos que sus compañeros de la misma edad y tamaño.

Por otra parte, las expectativas de los padres pueden ser también muy distintas y mientras algunas madres se conformarían con que su hijo se acabase el plato de espaguetis, otras esperan que después de los espaguetis se coma también un filete con patatas, una manzana y un yogur. Por este motivo, es importante respetar la sabiduría natural de los niños frente a sus necesidades fisiológicas.

El niño come por necesidad, no por obligación

El hambre, que es la normal demanda del alimento, es diferente al apetito que es el normal deseo de satisfacer el gusto. La conducta alimenticia de los niños necesita una guía desde que son pequeños y nadie mejor que la madre o el padre para valorar este hecho de gran importancia en el crecimiento físico y emocional de su hijo.

La conducta alimenticia de los niños

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.

1. Crea un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.

2. Cambia su percepción de la cantidad de comida. Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.

3. Fomenta su autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios.

4. Enséñale a comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.

5. Fomenta la alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

6. Evita complacencias y exquisiteces. La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.

7. Ofrécele sólo lo que necesita. No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que vosotros. Deje que él decida y coma la cantidad de comida que necesita para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos

Como mejorar la alimentación de los niños

 

Revisa esos consejos para que tu hijo tenga una sana alimentación

¡Es preocupante! México ocupa el primer lugar en obesidad infantil en el mundo…

No permitas que tu hijo sea uno de la lista.

Aquí te ayudamos con algunos consejos para que tus niños tengan una mejor alimentación:

  1. Alimenta a tu bebé con leche materna por lo menos hasta los 6 meses de edad.
  2. Enseña a tu hijo a beber agua natural.
  3. Establece horarios regulares para las comidas.
  4. Los niños deben comer en un ambiente agradable y sentados a la mesa.
  5. Por ningún motivo deben saltarse el desayuno.
  6. Invierte tiempo para preparar alimentos en casa:
    • Incluye más ingredientes naturales y frescos en las comidas
    • Modera el consumo de productos industrializados
    • Utiliza poca grasa y azúcar al elaborar platillos
    • Prepara aguas de fruta con poca azúcar en lugar de saborizantes en polvo
    • Evita tener en la mesa refrescos y bebidas azucaradas
    • Disminuye el consumo de embutidos y otros productos que contengan mucho sodio
    • Prefiere leche descremada y quesos frescos
    • Aumenta el consumo de pescado
    • Incluye leguminosas (frijol, habas, lentejas) y panes de granos enteros (integrales) en la alimentación de los niños
    • Limita la comida rápida, botanas, golosinas, helados, galletas y frituras
    • Prepárales un refrigerio sano para el recreo en lugar de darles dinero
  7. Supervisa la alimentación de tus hijos.
  8. Ten al alcance de los pequeños alimentos sanos que puedan comer entre comidas (fruta picada, pepinos, zanahorias y palomitas de maíz).
  9. Fomenta la práctica del ejercicio y los juegos que impliquen actividad física al menos una hora al día.
  10. Limita el tiempo destinado a ver televisión, y lo juegos de video a no más de 2 horas diarias.